Puede recibir hasta 300 migrantes albergue de Nogales, Sonora

346

Nogales, Son., 5 Feb.- El albergue San Juan Bosco, que celebra 37 años de fundación, puede recibir hasta 300 migrantes en tanto solicitan asilo en Estados Unidos, indicó el director de la estancia, Francisco Loureiro Herrera.

En entrevista con medios, Lourerio Herrera afirmó que el apoyo de esta casa de asistencia es totalmente humanitario, tanto para mexicanos como para centro y sudamericanos que realizan la gestión migratoria en la aduana internacional.

Hizo la aclaración ante la información que se maneja desde las últimas semanas, en el sentido de que Estados Unidos enviaría a México a los migrantes centroamericanos que están en espera de asilo.

El albergue mantiene sus puertas abiertas a quienes lo necesiten, limitadas a su capacidad porque entre los grupos de centroamericanos hay familias, mujeres y niños que necesitan atención.

En este sentido, subrayó que: “tenemos que tener áreas especiales para ellos y desde el momento que una institución como la que represento, atiende a estas personas, tiene la responsabilidad de lo que suceda dentro de sus instalaciones”.

Loureiro Herrera relató que 37 años atrás en una mañana de enero, llegó a abrir un establecimiento comercial de su propiedad, cuando observó a un grupo de migrantes indígenas procedentes de Oaxaca.

De acuerdo a lo que le comentaron, cuando los abordó, ellos tenían varios días sin comer, sin ropas adecuadas para el invierno y sobreviviendo en condiciones precarias.

Añadió que ante las temperaturas de congelación que se viven en Nogales, sintió compasión por estas personas, por lo que los albergó en una bodega, junto con otro grupo que estaba en la plaza Hidalgo.

Recordó que así, con su familia, inició la tarea social de darles servicios gratuitos a estas personas en tránsito, lo que les ha traído muchas satisfacciones en todo este tiempo en que, estiman, han atendido a más de un millón de personas.

El apoyo de la sociedad nogalense ha sido fundamental para el sostenimiento y operación del mismo, reconoció, y de los medios de comunicación quienes han dado a conocer las necesidades y el servicio que presta.

Mencionó que esta obra no sería posible si no contara desde entonces con el apoyo incondicional de su esposa y sus hijos.