El talibán mata a 28 militares afganos mientras negocia en Rusia la paz

263

Kabul, 5 Feb.- Al menos 28 militares afganos murieron y otros 20 resultaron heridos hoy en un ataque del Talibán contra una base militar en la norteña provincia de Kunduz, ocurrido en momentos que el grupo rebelde inició en Rusia una nueva ronda de conversaciones para la paz en Afganistán.

El atentado se registró antes del amanecer en una base militar de las áreas de Khwaja Pak y Taloka, en las afueras de la ciudad de Kunduz, desatándose un duro enfrentamiento, que se prolongó por más de dos horas y concluyó con la muerte de 18 talibán, según reporte de la agencia de noticias PAN.

Mohammad Yusouf Ayubi, jefe del Consejo Provincial, confirmó que al menos 26 miembros de las fuerzas de seguridad y dos miembros de la Policía lo murieron y una veintena más de uniformaron resultaron heridos en el atentado y enfrentamiento subsecuente de este martes en Kunduz.

El ataque se registró horas después de la muerte de al menos 10 oficiales de la Policía, incluido un comandante, en un enfrentamiento con insurgentes talibán en un puesto de revisión policial en el distrito de Baghlan-e-Markazi de la vecina provincia de Baghlan, en el que cuatro irregulares fueron abatidos y otros cinco heridos.

De acuerdo con el reporte de Pajhwok Afghan News (PAN), el MovimentoTalibán, que gobernó el país centroasiático entre 1966 y 2001, se responsabilizó de los ataques en Kunduz y Baghlan, que dieron muerte a más de 40 miembros de las fuerzas de seguridad afganas.

Los ataques se registran mientras una delegación de Talibán comenzó este martes una segunda ronda de negociones en Moscú para iniciar el proceso de paz en Afganistán, en el que se involucren las principales formaciones políticas y de la sociedad civil.

Durante la reunión, impulsada por la Comisión de Estados Independiente (CEI), una organización compuesta por 10 de las quince exrepúblicas soviéticas, el principal negociador de los talibanes, Abbas Stanakzai, dijo que uno de los obstáculos para la paz es la Constitución afgana.

En su discurso de apertura de la reunión de Moscú, Stanakzai afirmó que el grupo insurgente consideró “ilegítima” la actual Constitución de Afganistán”, por lo que, aseguró, es un obstáculo para la paz, según reporte de la cadena TOLO News.

“La Constitución actual es ilegítima y ha sido impuesta a los afganos por la administración de Kabul; La Constitución de Afganistán debe ser ratificada por académicos y religiosos de Afganistán para que sea aceptable para el pueblo afgano”, subrayó.

Stanakzai dijo que una vez que las fuerzas estadunidenses se retiren, los talibán no exigirán el monopolio político y que, para lograr una paz sostenible, los nombres de los líderes talibán deben también ser eliminados de la lista negra de Estados Unidos para que puedan viajar libremente en sus esfuerzos por la paz.

Al iniciar las conversaciones, el ex presidente afgano Hamid Karzai, expresó por parte, su confianza en que Pakistán y Afganistán puedan forjar buenas relaciones en el futuro y que las conversaciones de Moscú terminen con resultados positivos.

Karzai dijo que existe la posibilidad de lograr un Afganistán democrático y libre si hay unidad entre la gente y dio la bienvenida a los esfuerzos de la CEI, principalmente de Rusia por acoger el encuentro, y a Estados Unidos por los esfuerzos que también ha hecho para impulsar la paz.

Se espera que las Conversaciones de Moscú logren avances significativos para el proceso de paz, ya que es la primera vez, que se reúnen docenas de políticos afganos y miembros de la insurgencia afgana, y aun cuando el gobierno afgano no tiene representación, ya que hasta ahora, los talibán se han negado a participar en discusiones con una autoridad que considera ilegítima.

Las conversaciones de dos días en Rusia ocurren después de las negociaciones celebradas el mes pasado en Qatar entre representantes de Estados Unidos y militantes del Talibán, concluidas con la firma de proyecto de pacto planificado, que incluye el retiro de las tropas extranjeras en un plazo de 18 meses.

El borrador también incluye garantías del grupo islámico de línea dura de que no permitirá que Afganistán sea utilizado por la red Al Qaeda y el extremista Estado Islámico (EI) para atacar a Estados Unidos, además de que a militantes en Pakistán garantías similares, lo que permitirá concretar un acuerdo para la paz definitiva en Afganistán.