Constitución local permitió avanzar en democracia participativa, asegura Bernardo Bátiz

275

México, 5 Feb.- La Constitución de la Ciudad de México se adelantó y dio un quiebre histórico al incorporar derechos y reconocimientos que no eran aceptados en otros regímenes constitucionales, aseguró el exprocurador capitalino, Bernardo Bátiz Vázquez.

Quien fuera diputado constituyente de la Ciudad de México, fue el principal orador durante la sesión solemne con la que se conmemoró el segundo aniversario de la promulgación de la Constitución de la Ciudad de México y 102 años de la Carta Magna.

“Por más de 20 años, todas las reformas constitucionales federales o locales de esa época, habían significado avances hacia el neoliberalismo, la globalización y había postergado la parte humana y social de la legislación Constituyente.

“La Constitución de la Ciudad de México, significó que esa línea que iba equivocada, que está desbarrancando la economía de nuestro país y del mundo, la Constitución de la Ciudad se adelantó y dio un quiebre e incorporó derechos y reconocimientos que no eran aceptados en otros regímenes constitucionales.

“Fue un soplo de aire fresco, un acto de aire político de una capital que siempre va adelante hacia los cambios que vivimos”, subrayó.

Durante su intervención, Bátiz Vázquez dijo que la creación de la Constitución de la Ciudad de México, es el resultado de la larga lucha de partidos políticos y habitantes de esta capital, mientras que la Carta Magna cumple “102 años de una Constitución trascendente no sólo para México, sino para el mundo, toda vez que ambos documentos tienen valores históricos, jurídicos y políticos”.

Indicó que dos años de la entrada en vigor de la Constitución de la Ciudad de México, se logró un avance importante en la democracia participativa y directa, “una afinación del Poder Judicial, un amplio catálogo de derechos humanos, entre ellos, la no privatización del agua; los derechos colectivos de los pueblos y barrios de la Ciudad de México y que por siglos habían sido postergados; la paridad de género, por mencionar algunos.

Dijo que la gran transformación que vive el país, es una transformación por la vía pacífica, “lo mejor que pudo haber sucedido, pero no está fácil, pues quedan muchas fuerzas, rezagos e intereses externos e internos que van a poner cambios a estos cambios y a ellos debemos de enfrentarnos”.

En ese sentido, Batiz Vázquez pidió a los diputados eliminar malas prácticas y que en el pasado formaron parte de la naturaleza política de México.

“Hay que aprender, asumir la responsabilidad del cambio; va haber problemas, dificultades, quizás titubeos, desconcierto de muchos ante el reacomodo de las nuevas fuerzas y tiempos, pero requerimos de cuidado y claridad en las decisiones, de manera especial en las colectivas de los congresos”, subrayó.

A la sesión solemne en la que legisladores hicieron sus respectivos pronunciamientos, acudieron diputados que participaron en la creación de la Constitución local e invitados especiales, entre ellos, Alejandro Encinas Nájera, subsecretario de Derechos Humanos, Migración y Población de la Secretaría de Gobernación.