Daniel Abreu asegura que para bailar su preparación es mental

4

Por Aura Fuentes

México, 8 Nov.- El coreógrafo español Daniel Abreu confesó que como bailarín se sufre un poco, pero el hecho de bailar y formar parte de la escena le regala muchas cosas a su alma, por lo cual todo se compensa, además de que ama su trabajo, al cual se entrega por completo.

“A la hora de salir a escena realizo mucho trabajo mental, trato de ponerme en el lugar del personaje, estiro, hago muchas cosas físicas para que el cuerpo no se resienta, pero con los años me di cuenta de que es mucho más preparación mental que física”, explicó a Notimex.

El bailarín reconoció que ni su edad ni su cuerpo son los de antes; sin embargo, entrena a diario y trata de acudir al gimnasio o por lo menos estirar, ya que al estar durante una gira tan larga como la que realizó con su espectáculo “Cabeza”, es difícil mantener una rutina.

“Son muchos meses fuera de casa, comer todo el tiempo fuera o no tener una rutina hace que tu cuerpo también se duela, trato de ser muy disciplinado con eso, prefiero no ver la ciudad a la que acudo y estar concentrado para el trabajo”, comentó.

Con su pasada presentación en el Festival Internacional Cervantino (FIC), Daniel concluyó una larga gira por América, la cual platicó que inició en junio, regresó a España y luego la retomó, por lo que no ha pisado su casa desde hace casi dos meses.

Aunque no es la primera vez que se presenta en México, ya que anteriormente estuvo como bailarín para otras compañías, sí es la primera ocasión que lo hace solo, por lo que dijo que es una satisfacción sobre todo por tratarse de uno de los festivales más importantes que conoce.

El bailarín, quien cuenta con su propia compañía de danza, admitió que cuando actúa él nada más siente mucho más presión, ya que el peso recae sobre él en 50 por ciento, porque la otra mitad corresponde a la parte técnica, toda vez que en “Cabeza” emplea luces, mucho humo y música.

“Pero quien está en escena y lo está defendiendo soy yo. A veces hay lesiones o malestares, en esta gira he tenido que bailar con fiebre muy alta, por lo que siempre se debe tener una capacidad de improvisación”, añadió.

Consideró que el hecho de ser el director de la obra, la cual escribió en 2012, le permite entenderla mejor que nadie y poder adaptarla sin que el espectador perciba algo distinto en caso de algún contratiempo.

“Cabeza” parte del concepto de construcción-destrucción, a raíz de una experiencia personal de frustración del bailarín, lo cual aprovechó para recrear una especie de viaje de lo que ocurre al sufrir una especie de “shock”, pero de forma poética.

“En esta obra en concreto no veo al público, de hecho es un requisito, porque al hablar de las frustraciones, de alguien que mira pero lo ve, y alguien que no tiene la capacidad, si alguna vez mi foco va hacia el público, no veo nada”, expuso.

Daniel Abreu, quien cuenta con una amplia trayectoria respaldada por más de 50 producciones, aseguró que se presenta en el escenario de la mejor forma, porque no es un trabajo en el que se puede estar a medias, pero al concluir sus funciones admitió que se pone nervioso de forma extraña.

“Me gusta que el público se lleve cosas, y no tanto que les guste o no la obra, mi idea ya no va por ahí; ganas porque el espectador pueda coger algo para casa y todo ese esfuerzo que ha hecho no sólo mi equipo técnico y yo, sino todo el teatro, sirva para que la gente se lleve algo, eso para mí es muy valioso”, destacó.

En cuanto al proceso creativo, el galardonado bailarín indicó que todo el tiempo está pensando en ello: en las cosas que le gustan, en cómo transformarlas y en lo que puede y no hacer con ellas.

“Luego me meto en el estudio con todo ese bagaje, pueden ser dos, tres o cuatro meses, a veces pueden ser incluso semanas, en esta obra en concreto fueron entre tres y cuatro meses de preparación”, detalló el ganador del Premio Nacional de la Danza 2013 en creación en su país.

Daniel Abreu adelantó que una vez en España seguirá con otras presentaciones; al mismo tiempo dirige una compañía del Cabildo de Tenerife, llamada Lava, proyecto que inició en agosto.

“Toda la gira me ha ayudado a estar en contacto con las labores de dirección del proyecto, así que tengo ahora mismo mucho trabajo, mucha inquietud porque se generen cosas y salgan bien, porque todo tiene que ver con la danza y la parte artística”, finalizó.