Develan en París placa en honor de escritor hispano-mexicano Max Aub

8

París, 7 Jun.- La embajada española en Francia develó hoy una placa en su fachada en honor del escritor y diplomático hispano-mexicano Max Aub, por su contribución como agregado cultural español en este país, entre 1936 y 1937, época en la que encargó a Picasso que pintara el “Guernica”.

La placa fue develada por el embajador español en Francia, Fernando Carderera Soler, y por la nieta del escritor y presidenta de la fundación que lleva su nombre, Teresa Álvarez Aub, en la fachada de la entrada de la legación que da a la Avenida Marceau, en las inmediaciones de la Avenida de los Campos Elíseos.

“Es un reconocimiento a su labor de diplomático, que encargó el ‘Guernica’ y coordinó la realización del pabellón de España en la Exposición Internacional de 1937 en París”, indicó el embajador Carderera.

“Durante ese periodo sus gestiones para el encargo del cuadro “Guernica” a Pablo Picasso fueron decisivas para su adquisición por el gobierno de España” de la obra, se destacó en el texto de la placa de color plateado.

Álvarez Aub señaló, por su parte, que la familia se siente “alegre, orgullosa y agradecida” por esta nueva placa, la segunda que se coloca en París en honor de su abuelo, en alusión a la que el Ayuntamiento de París inauguró en 2005 en la fachada de su domicilio natal, en la calle Trevise, en donde Aub nació en 1903.

Según Álvarez, quien nació en México, la primera placa tuvo un carácter “afectivo de la ciudad en la que él creció de niño”, mientras que la develada este jueves  fue para resaltar su labor diplomática y su “lealtad a la (Segunda) República Española”.

“A gran diferencia de España, en México es muy querido (Aub)” y reconocido. “En México le quieren muchísimo”, comentó la nieta del escritor en declaraciones a Notimex.

“La gente joven que ahora ocupa puestos relevantes en la cultura mexicana fueron mucho a casa de mi abuelo siendo jovencitos y él les ayudó mucho, era muy generoso, le encantaba estar con gente joven más si eran inteligentes y con curiosidad. Todos tienen un recuerdo de él muy cariñoso”, añadió Álvarez Aub.

En París, Max Aub pasó gran parte de su infancia, del resto de su vida y algunos de los peores momentos de la misma, al ser detenido durante la ocupación nazi de la capital francesa, deportado a un campo de concentración y declarado durante años por las autoridades galas como “indeseable”, sin derecho a visa.

Huyendo de la guerra, Aub llegó a México en 1942, en donde se convirtió en uno de los intelectuales exiliados más destacados del país, fue amigo del cineasta Luis Buñuel y de grandes figuras de la cultura en México como Alfonso Reyes, además de que dirigió e impulsó Radio UNAM.

Paralelamente a la develación de la placa, el Instituto Cervantes de la capital francesa inauguró este jueves una exposición titulada “Retorno a Max Aub” en honor del “novelista, poeta, cuentista, antólogo, ensayista, crítico, historiador a su modo y hasta falso pintor”, comentó el instituto en la presentación del evento.

El Cervantes de París dedicó además en 2014 un itinerario parisino al escritor que incluye 21 lugares de la Ciudad Luz que frecuentó o marcaron su vida y que se puede consultar en la web Rutas Cervantes.

La ruta cervantina de Aub lleva por título “París, a pesar de todo”, como un artículo que publicó en 1947 en el periódico mexicano “El Nacional” y que resume, según Gerard Malgat -el mayor experto del escritor en Francia y que participó este día en el evento- su relación de encuentros y desencuentros con la Ciudad Luz.