Con espectacular realismo mexicano “revive” en filme a Caravaggio

7

Por Andrés Beltramo Álvarez. Corresponsal

Ciudad del Vaticano, 12 Feb.- El genio y los tormentos interiores más profundos de Michelangelo Merisi, uno de los pintores más fascinantes de la historia del arte, cobraron vida gracias al filme “Caravaggio, el alma y la sangre”, del director mexicano Jesús Garcés Lambert, y de inminente estreno en Italia.

“Mi idea no era sólo la de contar el personaje a través de sus obras y de su vida, sino hacerte vivir lo que es Caravaggio, sus pasiones, sus dolores, toda la parte oscura, pero también la parte de luz, la espiritualidad del artista”, aseguró el cineasta, en entrevista con Notimex.

“Hice una película en la cual tú te vas a llevar sensaciones, sentimientos, pensamientos para que no sólo sepas quién es el personaje sino, sobre todo, lo sientas en la piel”, agregó refiriéndose a la cinta, que llegará a 340 salas italianas los próximos días 19, 20 y 21 de febrero.

Nacido en 1571, Merisi mezcló su asombroso talento con una existencia disoluta. De origen milanés, pese a haber vivido sólo 39 años alcanzó el ápice como artista. Desde joven tuvo problemas con la ley y su constante inclinación a las peleas callejeras lo llevó múltiples veces a prisión.

Ese costado escabroso se convirtió en una de las claves para descubrir, en antiguos archivos tanto eclesiásticos como civiles, detalles inéditos incluidos en la película y que permitieron reconstruir una existencia rocambolesca vivida entre Roma, Nápoles, Malta y Sicilia.

Un violento contraste entre imágenes modernas y estampas antiguas, un guión históricamente puntilloso, melodías cautivantes y escenas de enorme impacto visual, le permitieron a Garcés Lambert crear una pieza cinematográfica intimista y de alto contenido emotivoen los momentos más difíciles.

El director condujo un equipo de producción de más de 60 personas, quienes rodaron durante tres semanas en cinco ciudades y 15 sitios de arte, registrando más de 200 horas de filmación en 8K, la tecnología de “ultradefinición” que permite captar detalles de las obras jamás vistos antes.

Las 40 obras de Caravaggio incluidas en el rodaje impactan no sólo por su belleza original sino, sobre todo, porque es posible verlas con una nitidez sofocante gracias a la tecnología de visión alargada Cinemascope 2:40, lo más cercano posible al ojo humano.

“Una de las cosas que más me impactó es que cuando se habla de Caravaggio se puede pensar que hay muchas cosas escritas sobre su vida, pero en realidad no, no hay nada. Los primeros biógrafos llegan muchos años después”, relató el director mexicano.

“Para entender quién era tuvimos que ir a los archivos vaticanos y archivos de Italia para descubrir, gracias a las actas de los juicios en su contra, dónde estaba y con quién estaba. Ésto me sorprendió mucho porque al ser uno de los artistas más importantes de su tiempo, nadie escribía sobre él”, agregó.

Garcés Lambert confesó sentir un afecto especial por Merisi, porque decidió dedicarse al cine tras admirar por primera vez el cuadro “La vocación de San Mateo” (1599) ubicado en la Capilla Contarelli de la iglesia de San Luis de los Franceses en Roma.

Desde entonces, dijo, sintió “el gusanito” por contar historias a la gente a través de la imagen, e impactar sobre sus vidas.

Aquella influencia lo llevó a realizar una “operación caravaggiesca” en su película, prescindiendo completamente de los actores y contratando personajes con un pasado difícil para las escenas evocativas. La voz del artista italiano la puso Manuel Agnelli, una famosa estrella de rock.

“La colaboración con el Vaticano fue fundamental porque ellos nos abrieron los espacios, nos dieron la posibilidad de estar en los archivos secretos. Fue importante porque los cuadros más representativos de Caravaggio aún están expuestos en templos romanos y se pueden ver sin pagar una entrada”, siguió.

Gracias al apoyo de la Santa Sede y a la moderna tecnología, Garcés logró sellar el regreso de Caravaggio a la Basílica de San Pedro, 412 años después que uno de sus cuadros fue expuesto allí por apenas tres días.

Se trata de la Madonna de los Palafreneros, obra encargada a Merisi por el cardenal Scipione Borghese pero que finalmente fue catalogada como no apta para el Vaticano.

“Gracias a la Santa Sede logramos filmar el lugar donde debió estar la tela y por una técnica de post producción colocamos el cuadro original, así que por primera vez en la vida se podrá ver a Caravaggio en San Pedro”, presumió el director.

Tras su estreno en los 340 cines italianos, otros 60 países del mundo compraron los derechos para la difusión. Se espera la llegada a México en este mismo año, quizás en otoño, aunque todavía no se tiene una fecha exacta.

Durante la presentación de la película, este lunes en la Casa del Cine de Roma, surgió un aplauso espontáneo al talento mexicano, que el propio Jesús Garcés Lambert indicó como una ventaja que le sirvió especialmente a la hora de afrontar un personaje complejo como Michelangelo Merisi.

“El hecho que la creatividad mexicana esté siendo premiada en estos días es importante, en este momento de una historia un poco extraña en México, un poco gris, es la creatividad la que siempre nos ha salvado”, consideró.

“Nosotros los mexicanos sacamos la creatividad en los momentos más difíciles, y eso, en este tiempo histórico, sea en cine, en música o en arte, está siendo apreciado a 360 grados”, sentenció.

Comentarios

comentarios