Más de mil niños huyen cada día de la violencia en Sudán del Sur: Unicef

5

Naciones Unidas, 20 Jun.- Más de mil niños huyen cada día de la violencia y la inestabilidad en Sudán del Sur, un éxodo de refugiados que se ha convertido en una “crisis infantil”, señaló hoy el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

En un comunicado, el Unicef indicó que desde que estalló la violencia en Sudán del Sur en diciembre de 2013, más de 1.8 millones de personas han cruzado a los países vecinos, principalmente a Uganda.

En apenas un año, la población de refugiados en Uganda pasó de 500 mil a más de 1.25 millones, lo que hace que este país sea sede de la emergencia de refugiados de más rápido crecimiento en el mundo, de acuerdo con Unicef.

“Más de un millón de niños han sido expulsados de sus hogares en el sur de Sudán, a menudo en medio de una violencia espantosa”, dijo Leila Pakkala, directora regional de Unicef para África Oriental y Meridional.

Pakkala expresó que los menores de edad que huyen de Sudán del Sur son recibidos todos los días por países como Uganda, Etiopía y Kenia.

La guerra civil ha provocado la muerte de unas 300 mil personas, además de que más de 3.5 millones han sido desplazadas de sus lugares de origen, en un país de alrededor de 12 millones de habitantes.

La guerra es librada por fuerzas leales al presidente Salva Kiir contra milicias afiliadas al exvicepresidente Riek Machar, además de que tiene un contexto étnico. Kiir encabeza fuerzas identificadas con el grupo étnico dinka en tanto que Machar comanda fuerzas de la etnia nuer.

A su vez, el organismo civil Médicos Sin Fronteras (MSF) asentó este martes que casi un millón de refugiados sudaneses ha huido a Uganda para escapar de la violencia en su país, pero que la respuesta internacional no satisface sus necesidades básicas de alimentos y agua.

“La comunidad internacional no ha podido ayudar a resolver el conflicto en Sudán del Sur y ahora no está ayudando adecuadamente a los refugiados sudaneses del sur en la región”, afirmó Leon Salumu, director de programa de MSF.

Salumu señaló que los países en desarrollo han implementado políticas migratorias restrictivas que han tratado de limitar la llegada de refugiados a sus fronteras y prometido en cambio apoyar a los refugiados más cerca de sus países de origen.

Sin embargo, estos países no han cumplido esta promesa en Uganda, donde la respuesta para la ayuda ha sido financiada sólo en un 17 por ciento. Esta falta de recursos, advirtió el experto, puede conducir rápidamente a una emergencia médica.

Comments

comments